miércoles, 28 de noviembre de 2007

Contrapunctus

Stewart Copeland toca como si fueran tres... es un derroche salvaje pero genialmente administrado de energía percusiva. El concierto de Police en México ha sido, creo yo, correctamente etiquetado como "muy profesional", como opuesto a "muy emotivo". En lo personal, obviamente, me gustó muchísimo. Es de esos pocos conciertos (en mi caso) en los que puedo gritar cada una de las canciones, me las sé todas. Escuchar a Copeland en vivo es un "círculo cerrado", como dicen los psicólogos: Soy fanático de la batería y he visto, al fin, uno de los verdaderamente más grandes de todos los tiempos.

Fuimos, como capricho mío, a ver a Joanna Newsom en Atlanta, en el cierre de su minigira orquestral (reseña completa ya se está cocinando). Me embriagué antes y después del concierto de su voz y sus cuerdas. En el concierto, el impacto fue de otro tipo. Habiendo descansado 5 días desde el concierto de Police de Joanna y volviendo a escucharla, entiendo mejor las cosas: Su voz en Emily es, para mí, the very definition of "angelical". Es lo que te cantan en las puertas del paraíso.

3 comentarios:

Semidios dijo...

El concierto es verdad le faltó emotividad, pero no es culpa de ellos, The Police creo que ni en sus tiempos mosos eran los SHOWMEN... son músicos, nomás, y eso debe ser suficiente. La emotividad desde mi perspectiva fue que jamás pensé que los fuera a ver juntos de nuevo, menos en vivo, jamás, yo me sé y amo sólo unas cuántas canciones, tal vez 6 ó 7, pero escucharlas y cantarlas "junto" con The POlice fue una experiencia increible.

la flaca dijo...

Sé lo padrísimo que se siente ir a escuchar a un músico que se admira tanto. Vaya, no hay punto de comparación porque -a decir verdad- los Rolling Stones no son los grandes musicazos, pero sí son todo un espectáculo y energía pura, además de mis ídolos del kinder, primaria y prepa.
Pero sí puedo decir que sentí lo mismo en el concierto de Ozomatli, ya que ellos son todos unos estupendos ejecutantes y además llenos de buena vibra y son todo un show.
Perdón por el abandono tan largo, pero he andado tan a gorro que ni siquiera parece que dejé de trabajar (ya habrá notado también mis ausencias en el messenger), y con eso de que en wordpress se pueden dejar los posts prefechados, ps me aprovecho, jeje.

Don Armando, me da mucho gusto haber vuelto a este sitio.

Un abrazo y saludos a toda la family.

la flaca dijo...

Don Armando, ¿qué os pasa que ya no postéais?

Dejé una tarea para usted en mi blog, por si acaso llega a ver este mensaje.